Los óleos sobre metacrilato de Xevi Vilaró repiensan la realidad contemporánea