Las cosmogonías cromáticas de Manolo Ballesteros, en Can Framis